sábado, 20 de diciembre de 2014

Si me atreviera...

 Con el alma desgarrada
 y la soledad por compañera,
 el jardín se me muestra extraño
 y augura un silencio que no me atrevo a romper.
 La flor,
incendiada en mi pupila,
arranca deseos que me queman;
deseos que consumen  fuerzas,
deseos que son malditos,
deseos que sólo son deseos... sólo deseos.
La nívea Luna aparece para aplacar el ardor,
aislando el fuego envolviéndolo en su frío tul.
Sólo una lágrima resbala por mi mejilla...
La deseo.
La deseo tanto que me abandonan las fuerzas.
Mañana.
Siempre mañana...

4 comentarios:

  1. El poema está lleno de fuerza y emotividad. Acaso, querido Paco, porque nos pasamos la vida abriendo camino al deseo. Un fuerte abrazo y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente amigo, siempre tan atento, Un abrazo virtual.

      Eliminar
  2. Añoramos y queremos muchas veces lo imposible...
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Rafael, siempre con esa frase que define tan bien los sentimientos. Lo imposible algunas veces no queremos alcanzarlo. Un abrazo.

      Eliminar