domingo, 17 de noviembre de 2013

De todo un poco -Perdón-

 
     En la foto estoy con mi amigo Armando Manrique dando un paseo
por los molinos en Lo Pagán. -el alto rubio de ojos verdes soy yo-


  -  Hoy me he levantado para mirar al mundo de frente, lo malo es que
el muy jodido no deja de ponerse de culo.

   -  He paseado por esta vida dejando la huella de mi palabra, así que
cuando oigas "¡me cago en . . .!" sabrás de mi legado.

   -  La felicidad está a la vuelta de la esquina . . . ¿Pero de cuál?

   -  Lo mío es doblar esquinas, ¡se me da más bien! sobre todo cuando
salgo del bar.

   -  Caminar recto en la vida sin dejar enemigos en la cuneta es tan
difícil como la vida del pavo en Navidad.

   -  Si el cielo es azul claro, los bosques tienen ese verde vida y el mar
posee ese azul-verdoso en tonos de alegría ¿cómo es posible que mi
vida sea tan negra y dura?

  -  Según una encuesta, el noventa por ciento de los problemas del
hombre están relacionados con el dinero ¿No es hora de ir cambiando
algo ya?

   -  Hoy me he encontrado una vida mejor que la mía, he estado
tentado de cambiarla, pero los bancos no eran los mismos y no me
he fiado.

   -  Esta mañana me he levantado y, como todos los días, me he
sacado los calzoncillos del culo, me he dado un  par de rasquijones
en los huevos y me he tirado un cuesco con su olor y todo.
Mi mujer, mirándome  desde la cama, ha sonreído ¡Y es que yo
soy su hombre . . .!

   - Cuando voy a salir solo a la calle, miro a los ojos a mi mujer,
recargo así mi autoestima, valor y fuerza; entonces salgo como si
de otro hombre se tratara, doy varios pasos y . . . vuelvo a por ella.

   - Que mi mujer no me haga ningún caso no quiere decir que mande
ella, sólo que la hago feliz.

    - Saber terminar bien un post como este requiere mucho dominio
de la lengua -sobre todo de la tuya- del saber estar y contentar y,
sobre todo, mucha dosis de predisposición a la risa tonta, espero
haber colmado tus tonterías -perdón- expectativas.


 
 

10 comentarios:

  1. Es bueno saber arranca una sonrisa en los labios ajenos como tú lo haces con maestría Paco. Gracias por ello.
    Un abrazo y feliz domingo querido amigo.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaaa... Yo me levante de culo, me tiré un cuesco y le dije a mi esposo que le dieran por viento. Es como decir: "cariño, te quiero"

    Me ha gustado mucho Paco. Saludos, Anna

    ResponderEliminar
  3. Buenas reflexiones; humor y filosofía para una lluviosa tarde de domingo que me hace evocar con cariño aquellos cálidos paseos por tus maravillosas tierras y mares. Un fuerte abrazo, amigo y ¡Buena semana!

    ResponderEliminar
  4. Nada de perdón Paco, es la vida misma y así hay que verlo.
    Gracias por la sonrisa, eres un crack.

    Saludos muy cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Desconozco porqué pides perdón, me has dibujado tanto a mi, como a mucha otra gente, desde luego por ello no estoy dispuesto a pedirlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, me han parecido unas estupendas reflexiones con ese puntito tan gracioso que le has dado cuando te has levantado.
    No recuerdo donde he encontrado tu blog, pero lo que sí me llamo la atención fue que vives en Lo Pagán, donde desde hace unos años voy a darme los barros, jajaja.
    Ya veo que estás en el paseo del molino a molino.
    Pues nada, me alegro de haberte encontrado y leer esta entrada tan sincera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me has dado, tocayo, de la medicina que necesitaba esta mañana. Y es que hay día que no conviene aliñarlos como si fueran aceitunas, pues seguramente que en el futuro estará en peor forma que lo está en el presente. ¿Le interesa a alguien este lote?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Con tanta guasa me has sacado más de una sonrisa, Paco.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar