domingo, 14 de octubre de 2012

ROBLE QUEJICO


Roble quejico
¡Cuánto al viento suplicas!
¿Quieres un abanico?
¡Para mecer
retoño tan pequeño
ha de sobrarte!,
¿eres tú su padre?,
¿acaso de un  malaje?
Callas y otorgas,
como padre bendito.
Alto y fuerte ha de ser,
como buen hijo.
Dime, roble quejico,
¿te acompañó
en la parranda
esa luna escarchada?.
¿Seguro estás
que tuviste bastante
para que tu linaje 
así perdure?.
ni sobró, ni faltó,
ni hubo bastante
plicas distante
fiel a tan buen linaje.



4 comentarios:

  1. es una loa viva al héroe gaiano
    que se mantiene erguido en los bosques
    felicitaciones Paco
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan tus comentarios, siempre sabes
      sacar la idea principal del poema.
      Buena semana, para ti y todos los tuyos.
      besos

      Eliminar
  2. Mi padre siempre dice querer morir bajo un roble, y nos criamos con ellos alrededor, fueron nuestras primeras casitas, en donde nos escondimos a nuestro primer beso, a donde vamos a llorar cuando estamos de tristezas. En mi país un roble es un amigo para siempre poeta. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bienvenido y muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar