domingo, 28 de junio de 2015

Futuro.

      -Papá, ¿qué te hubiese gustado ser de mayor?- pregunta el hijo a su padre.

      -¿Por qué lo preguntas?- contesta el padre dejando de leer para atender a su hijo.

      - Bueno, es un ejercicio de clase para mañana y, la verdad, no sé que contestar...

      -Mira hijo, de pequeño tienes todas las ilusiones del mundo y quieres ser tantas cosas que te confunden; luego vienen las prioridades, te vas haciendo mayor y este puzzle que es la vida te va colocando en tu sitio.- dice el padre mirando fijo a los ojos del hijo.

       -Sí, lo entiendo, pero no me has contestado...

       - Bueno yo quería ser, sobre todo, buena persona, que todos los que me rodeaban pudieran mirarme a los ojos con sincera amistad, como le pasaba a tu abuelo. Yo quería ser igual que él.

       - Pero el abuelo era pobre, tú siempre tenías que ir a comprarle y cuidarlo.- le dice el hijo en tono de reproche.

      - Te equivocas, el abuelo era el hombre más rico y feliz del mundo, tenía todo cuanto le hacía falta: un buen hijo- contesta el padre sin reproche alguno hacia las palabras del hijo.

       - Bueno, la verdad es que yo me lo pasaba muy bien con el abuelo, jamás me riñó y siempre me sonreía.

       - Sé lo que quieras en este mundo y persigue tu sueño porque así serás feliz, pero no te olvides que seas lo que seas, habrá un mundo a tu alrededor con el que tendrás que convivir, ése será el que te juzgue si en verdad eres lo que has querido ser.- dice el padre mirando a los ojos de su hijo.

  Al día siguiente la libreta de ejercicios del hijo estaba sobre la mesa, abierta como por casualidad en la hoja de ejercicios en que la pregunta ¿Qué quieres ser de mayor? se situaba en la cabecera de la misma subrayada. El padre leyó la contestación del hijo: "A mí me gustaría ser Futbolista del Real Madrid, pero de los que meten goles, delantero, ah, y de los que son buenas personas, sonríen, son felices con sus hijos y los quiere todo el mundo.
   Una sonrisa cruzó por la cara del padre.

   

jueves, 18 de junio de 2015

Anduve.

   He clavado mis pies en la tierra mas mi mente se ha revelado para llevarme al cielo; donde habita el interludio que ejerce de estribillo en mi vida, donde la felicidad no se puede evitar porque estás inmerso en ella, donde el cielo es tan azul y tan cielo que te sientes inmerso en paz de vida.
  Anduve una eternidad anclado en el tiempo, sin buscar, sin pedir, sin mediar, con las prisas de una vida loca... Ahora vuelvo renovado, limpio, autárquico, con la libertad de quien sabe cual es su cometido en esta vida por mucho que no quiera darse cuenta o aplazar lo inevitable.
   En algún lugar encontraré ese arcoíris que hará libres a las gotas de agua, convirtiéndolas en mil colores.  Yo estaré esperando, allí, allende se juntan mente y azul... en mi cielo.

domingo, 14 de junio de 2015

Hasta mañana.


Con esta poesía me despido por hoy, algo en mí me dice que no soy el de siempre, ahora me siento prisionero de mis silencios, ellos salen de muy dentro para envolverme en las brumas de las dudas, ésas que te asaltan en cualquier lugar para mirarte por dentro preguntándote quién eres y qué haces -joder, perdón, vil traición- Te echo de menos.

Las arenas del tiempo
han tomado posición
en el reloj...
Mis manos tiemblan,
mi corazón no late,
y mis pensamientos van solos.
Las puertas que abren hacia dentro
no nos deberían pertenecer;
hacen daño aún sin abrirlas,
esconden mares sin estrellas,
noches sin luna,
sábanas de seda negra
y días de soledad.
Déjame mirar de nuevo
tu cielo tan azul... tan cielo.

miércoles, 10 de junio de 2015

La terraza.

En la terraza desierta
amplios butacones llaman a tertulia,
a descanso placentero de libros sin abrir,
a silencios solitarios a la luz de la luna
que revierten la aciaga vida diaria
en el cuerdo bienestar tan necesitado,
tan comedido, tan íntimo.
Dulce fragancia al galán de noche, a jazmines níveos,
a sumisa flor de azahar, a los sueños por vivir...
Todo cabe en la terraza de los sueños
y nada puede quitarse
sin alterar ese gusto por lo profano;
ricas y buenas patatas de la Torre,
fritas con el aceitico de oliva
y una cerveza Estrella de Levante
metida en cubo de hielos.
¡Ay, de las cosas mundanas
que tanto placer producen
y tan poquico desgastan el bolsillo!

domingo, 7 de junio de 2015

El atrapa nubes.

  Iba saltando de piedra en piedra por la mota tratando de pisar todas las nubes que se reflejaban en el agua; era tan temprano que no distinguía el cielo del mar, Un hombre pasó a mi lado muy despacio mientras se reía de ver como iba saltando de una nube a otra y veía mi decepción cuando las nubes desaparecían bajo mis pies. Se acercó a mí y me dijo: "pobre iluso, nunca podrás subir en una nube, lo que pisas es agua, las nubes están allá arriba en el cielo". Y se marchó. Yo seguí jugando a montarme en las nubes.
   Ya de vuelta del segundo molino, el de la Calcetera, el hombre se paró de nuevo a mi lado cuando vio que yo seguía jugando a atrapar nubes en el agua; Tomó asiento en el banco de madera y estuvo un buen rato observándome.

         -¿Dime niño, no te cansas de perseguir las nubes?

         -En el agua no- le contesté mirándole a los ojos.

          -Y dónde querías perseguirlas sino en el agua... ¿en el cielo?

          -Algunas veces lo he intentado pero por mucho que salto no llego, aquí, en el agua, por lo menos puedo pisarlas, aunque en seguida se difuminan.

           -Chico, tú estás mal de la cabeza. nunca podrás subirte a una nube, por mucho que lo intentes.

           -Eso ya lo sé, pero ahora explícaselo a la nube que está debajo de mis pies...

viernes, 5 de junio de 2015

Agazapado

Aguardo en silencio mi oportunidad
agazapado con media sonrisa,
la misma que utilicé para enamorarte
la noche que no teníamos prisa.
Lo recuerdo como si fuera ayer,
cuando yo te perseguía entre los almendros
y tú, tú solo corrías...
Cual jabatillo enfundado en sonrisas
ibas jugando con flores violetas,
blancas, moradas de verdes hojas,
como verdes mis ojos de envidia.
Y ahora aguardo en silencio,
con la agudeza de mi memoria,
un nuevo soplo de vida
porque tú siempre has estado
en el prado de los almendros en flor
y yo, yo siempre he estado allí,
en la quietud del silencio,
revestido de tus encantos,
al acecho de la mínima oportunidad.


lunes, 1 de junio de 2015

Soledad



  Esta noche vuelvo a ti... a sabiendas que serás mi compañera, mi amante, mi pañuelo de lágrimas y sobretodo mi confidente. Hay quien despotrica de ti, que si vuelves locos a los "cuerdos", que si eres mala compañía, que si resquebrajas las mentes más lúcidas: pero eso es a quien no te conoce, a quien no te ha dado cobijo y a quien te ve como represora de sus momentos.
  Yo te conozco bien y sé que conmigo eres dulce néctar de sabiduría; por ello abandono este mundo virtual para que me auxilies en esta noche, como tantas y tantas que hemos compartido. Ven a mí "Soledad" que tengo mucho silencio que compartir hoy. Buenas noches, buena suerte y mejores silencios para compartir en vuestra soledad.